El ABC del periodismo

Iniciamos hoy una nueva sección en este vuestro diario amigo a la que podemos denominar “Periodismo con mayúsculas“. Tendrá el honor de iniciar nuestra serie de artículos de ética periodista el diario ABC, en el cual encontramos un artículo en su sección de Cultura, del cual no nos resistimos a llamar la atención a nuestros lectores sobre la imagen que acompaña al artículo en sí, una nota sobre la posible futura llegada a la gran pantalla de la adaptación de la novela Fifty Shadows Shades of Grey, de E. L.  James.

La susodicha imagen es un montaje fotográfico absolutamente amateur de alguien que tirando de Photoshop ha colocado a los actores que le han parecido los mejores para interpretar a los personajes principales, pero que en ningún caso son los que la producción de la película contratará, ya que ni siquiera se sabe aún qué actores participarán en el posible film.

Total que ABC (el artículo no está firmado) entra en Google, busca imágenes de “50 sombras de Grey”, elije una al azar, y hala, a tirar millas.

Nosotros queremos ser más respetuosos y nos limitamos a no colocar ninguna imagen que pueda llevar a engaño a nuestros lectores. Qué aburridos somos.

La creatividad y Goooooogle

(Nueva ) Censura en Google

A poco que se haya buceado por las páginas de esta bitácora (normalmente tendrá vd. cosas mejores que hacer, lo asumimos, pero por si ese fuera el caso) habrá comprobado lo que nos gusta Gooooogle (lo que nos gusta darle cera, queremos decir), así que ahí va otra, con brevedad y desde el cariño:
Ohhhh, qué bonito detalle el de la abducida “O” del logo con la que el famoso encontrador conmemoraba el aniversario del videojuego japonés ‘Zero Wing’. Ustedes los creativos de Gooooogle siempre tan… eso, tan creativos.
Suponemos asímismo que el hecho de “abducir” temporalmente el enlace de búsqueda por “Imágenes” de su web cuando se realizaba una búsqueda del soldado norteamericano Joshua Bernard se debe también a un pequeño homenaje a las fuerzas militares USA o similar ¿verdad?
Porque en ningún momento hemos pensado que entre gente tan creativa como ustedes los de  Gooooogle, habrá lugar para la censura.

Molina (por favor) pirate

En enero de 2009, hartos del pillaje, los ciudadanos lanzan un Gran Concurso popular en Twitter:
En 140 caracteres piden la dimisión del ministro de cultura Cesar Molina que está regalando el derecho al acceso a la información a multinacionales y empresas privadas.

El 19 de marzo, día del padre (porque los piratas son los padres), los mejores eslogan aparecen recogidos en este video para que circule por toda la Red y deje claro de una vez que no queremos política en contra del bien común para el beneficio de unos pocos, ni queremos que nos quiten la mejor herramienta de comunicación de todos los tiempos, el P2P!

Con el video viene una guía para darse de baja de las operadores de ADSL que están dispuestas a vigilar a sus usuarios. Y también una guía para darse de alta en las que no.

Video-animación: Martin Fernández
Banda Sonora: La Màquina de Turing

Ver video

Más informaciones en:
twitter.com/molinapirate
molinapirate.blogspot.com/
exgae.net/baja-de-adsl

Si eres legal, sigue la campaña de Google-Boombing

Si eres legal, comparte, hombre, no te descargues el archivo sin compartir :-)

Copiando y pegando de Sindinero.Org:

Sindinero.org se suma a esta campaña de google-bombing ideada (parece ser) por el Hamlab del Patio Maravillas (¡¡rogamos máxima difusión!!)…

URGENTE: difusión contracampaña y google-bombing www.siereslegalcomparte.com

Sabemos que compartir es bueno, y que la creación se defiende compartiéndola, compartamos también la lucha por el derecho de acceso a la comunicación, la creación y la cultura.

Un grupo de trabajo de hacktivistas.net ha desarrollado una web calcada a la de la campaña del ministerio en la que se afirma que compartir es ilegal y perjudica a la creación. La web de la contracompaña ha sido diseñada colectivamente a través de las aportaciones al wiki:

A todas aquellos que quieran contribuir a luchar por un futuro libre, es el momento en el que podéis aportar vuestro granito de arena difundiendo al máximo la nueva web. Todo tipo de acciones de promoción de la contracampaña son válidas. Pero lo ideal sería promover de forma distribuida de google-bombing, animar a la gente a que difunda la contracampaña poniendo un enalce que diga “si eres legal” apuntando a la web de la contracampaña http://siereslegalcomparte.com y desbancar
así el posicionamiento de la campaña original en google. Hacer además un llamamiento a que entre todas podamos hacer llegar la contracampaña a lo más alto de google usando su sistema de promoción de web.

Tardamos un minuto en meter un enlace más en nuestras webs, blogs, y portales, y enviando un par de mails. Si nos coordinamos, entre todas vamos a conseguir sepultar digitalmente la campaña oficial del gobierno. Pero tenemos que darnos prisa, el sábado los medios de comunicación centrarán su atención en la acción de descarga pública de la que ya se han hecho eco los grandes medios de comunicación. Para entonces nuestra campaña (la de los internautas) debería haberse extendido por todo el ciberespacio. Está en nuestras manos.

La cultura quiere ser libre! Aporta tu enlace, difunde… ¡ahora la red actúa!

Permítanme que me RIAA

La historia de Tanya Andersen, una discapacitada (aunque muy capacitada) estadounidense, no tiene desperdicio: fue denunciada por la RIAA (Sociedad de derechos de autor) por descargarse música de manera “ilegal”. Amenazada por esta asociación, se le dió la “oportunidad” de pagar una pequeña multa de entre 4.000 y 5.000 dólares para verse libre de la demanda que la obligaría a afrontar una multa mayor, de cientos de miles de dólares por los perjuicios causados a la industria al haberse descargado música.

Tanya, (cuya discapacidad no conocemos pero sí tenemos claro que los debe tener bien puestos) optó por ir a juicio antes que pagar los 4.000 dólares para llegar a un acuerdo. Los abogados de la RIAA no parecen tenerlos tan bien puestos como ella, porque le propusieron retirar la demanda si nuestra heroína acordaba no emprender acciones legales contra ellos. Tanya no aceptó y la RIAA fue condenada a abonar los costes del juicio, alrededor de 300.000 dólares.

No contenta con esto, Tanya contratacó demandando la RIAA, la SSC, MediaSentry, Warner Music Group, EMI Group, Sony BMG Music Entertainment, y Universal Music, al considera que los datos recopilados por MediaSentry por encargo de la RIAA y que sirvieron para iniciar la campaña de acoso judicial contra particulares podían contener errores que pueden haber llevado a acusar de forma errónea a unas 8.000 personas. Además, los abogados de Tanya van a denunciar a la RIAA por cargo de conspiración, negligencia y abuso en proceso judicial, solicitando 5 millones de dólares de compensación.

La RIAA puede verse atrapada por la misma campaña judicial que inició, ha conseguido la antipatía de millones de usuarios en todo el mundo y puede verse condenada a desembolsar millones de dólares, para aderezar su ridículo más absoluto. El cazador cazado.

Artículo de Business Week traducido en GurusBlog.

¿A la vanguardia de qué?

Aún estoy conmocionado al leer en la página de sucesos de la Vanguardia la noticia de que un violador vive a 368 metros de su víctima… Cuando debería vivir a 500 metros.

Resulta normal que la victima en sí se encuentre tan asustada por este hecho. Claro, si su violador viviera 132 metros más allá, la pobre mujer viviría mucho más tranquila, dónde va a parar.

La pobreza informativa de los medios “tradicionales” casi consigue causarnos hilaridad, aunque hablen de temas tan graves como el de la violación de una mujer.

Lo que es “escribir” y lo que es “negocio”

Interesantes declaraciones las de la escritora Tracy Chevalier, en las que, a través de una sociedad de autores (¿les suena la expresión?) que supuestamente vela por los intereses de los mismos, la autora de “La joven de la perla” afirma que muchos escritores “abandonarán la profesión” (vamos, que dejarán de escribir) por culpa de la piratería de libros digitales en Internet. Interesantes porque dicen mucho de la persona que las expresa.
Dejándo aparte cuestiones ya muy comentadas sobre si se nos debe denominar “piratas” de manera tan alegre y con tan poco conocimiento a aquellos que compartimos y divulgamos cultura sin ningún ánimo de lucro, me gustaría ahondar un poco en la duda de si un escritor deja de escribir por tener problemas en vender sus obras. ¿Estamos en ese caso ante un auténtico escritor? ¿Eran Shakespeare y Cervantes millonarios?

No, un escritor no deja de escribir por ganar más o menos dinero. Todo lo contrario, pierde dinero, horas de su sueño y salud con tal de escribir. La pasión por escribir, señora Chevalier, es tan necesaria para un escritor de verdad como el aire que respira, una necesidad más de su persona. El escritor de verdad, vocacional, poco menos que no concibe su vida sin reflejar en un papel o en una pantalla de PC sus pensamientos, vivencias o ideas. Y luego está el negocio.

Negocio, señora Chevalier, del que usted parece saber muy poco a tenor de sus declaraciones y a la manera tan burda de expresarlas, por otra parte (lo de la “presa que se quiebra” nos parece una muy desafortunada comparación).
A escritores como Stephen King, J. K. Rowling o Vazquez Figueroa, por citar algunos de los que me acaban de venir a la mente, la cartera no les tiembla lo más mínimo porque yo me descargue uno de sus libros en la web de manera gratuita. Al contrario, les favorece, porque contribuyo a la difusión de su obra sin gastos publicitarios.

La gran realidad oculta para usted, es que la gente que adora a estos u otro autores, se compran sus libros aunque se los hayan descargado por Internet. Sí, señora Chevalier, como lo oye. Si usted fuera una buena lectora, sabría, intuiría al menos, que el parque de lectores-compradores no se ve disminuido por la proliferación de libros digitales: los lectores habituales queremos oler la tinta sobre el papel al abrir nuestro libro, abrazarlo al leer en la cama, sentir su reconfortante peso en las manos y exibirlo en nuestra biblioteca para verlo envejecer junto a nosotros. Usted sabe muy poco sobre libros y lectores al hacer esas manifestaciones. Y hablando de bibliotecas, ¿cerramos también las bibliotecas públicas, señora Chevalier?

También demuestra tener pocos conocimientos de su entorno artístico y de sus compañeros al generalizar de esa manera: Yo mismo me incluyo perfectamente entre esos escritores de los que habla, y ya ve que no estoy en absoluto de acuerdo con usted, ni escribo para ganar dinero.

Por otra parte, los libros digitales tienen la maravillosa peculiaridad de que pueden acercar al mundo de la lectura a jóvenes que de otra manera jamás hubieran leido una página impresa por placer. Aprovechemos este filón para seguir haciendo negocio, por qué no; pero no temamos ni demonicemos un medio de difusión solo porque lo desconocemos profundamente, señora Chevalier.

ETA pone el reloj en hora

Han sido unas semanas de rutilante campaña electoral, en las que el aparato político-mediático del juego de la democracia ha echado humo, con las calderas a pleno rendimiento.

Por unas semanas, los actores de ese escenario, ciudadanos, políticos y medios hemos sabido escenificar una digna representación: Hemos sido un país emergentemente rico, moderno, desenfadado y progresista que preparaba su gran fiesta de la Democracia, para elegir a uno de los ocho líderes políticos más importantes del planeta: nuestro presidente del Gobierno.

Pero el grupo de siempre se han encargado de hacernos recordar una vez más que no somos tan modernos, tan civilizados y tan progresistas; de refrescarnos la memoria a tiros, para hacernos volver a caer en la cuenta de que siguen ahí.
Más o menos numerosos, pero ahí.

Para hacernos ver a nosotros y sobre todo al resto del Mundo que no sólo está ese otro grupo terrorista tan arcáico y extremista como Al Qaeda, que existen también ellos. Los dos únicos grupos terroristas que quedan en la Tierra lo suficientemente conocidos como para que en otros países se sepa su nombre.

De un plumazo quedán atrás unos días de vanguardia occidental, en los que parecía que nuestros mayores problemas se centraban en el color de la corbata de Rajoy, en la ceja levantada de ZP, o la niña del PP; en quién ganaba tal o cual debate, pero que en el fondo daba igual: en nuestra fiesta de la democracia ganábamos todos.

ETA nos devuelve a la realidad y nos dice que no somos tan libres, tan ricos, tan desenfadados ni tan modernos. ETA nos pone el reloj en hora.

Nuestro más sentido abrazo a la esposa, tres hijos y resto de familia de Isaías Carrasco.

Meada contra el viento: La fábula de Julio Fernández (Filmax)

Erase una vez un señor llamado Julio Fernández, que era presidente de una distribuidora de películas y tenía bastante dinero. Un día, don Julio se enfadó contra otras personas que se descargaban películas y, en una ceremonia donde los señores del Cine se entregan a ellos mismos sus premios y ellos se lo guisan y ellos se lo comen, dijo que eso de las descargas y de los piratas era un escándalo, que por culpa de Internet se veía todo y que encima esas personas malas que descargaban películas se recochineaban de haberse grabado diez, quinientas, dos mil películas.

Don Julio se preguntaba a voz en grito qué se diría si se robase en los supermercados y luego se vendieran esos productos en la puerta; y afirmaba que había que tomar medidas como las empleadas en terrorismo y pederastia (que son otros señores que hacen cosas tan malas como los que se descargan pelis… bueno, a lo mejor no tanto, pero casi.).

Para terminar, don Julio aseguraba que sólo en otro pais, la China esa, se descargaban más pelis que en este, y que eso era una vergüenza. Don Julio estaba muy enojado.

Pero hete aquí que justo al día siguiente, unos señores de la Fiscalía de Cataluña lo acusaron de una cosa muy mala y que está muy fea: alzamiento de bienes y apropiación indebida por descapitalizar la compañía Ivex Films. De tal forma que otros señores le reclaman dinero, 50 millones de euros, céntimo arriba o abajo.

Así que ahora don Julio, sin comerlo ni beberlo, se enfrenta a penas de cárcel que van de los seis a los ocho años por haber cometido, supuestamente, otra clase de piratería.

Moraleja: No mires la mota en el ojo ajeno sino la viga en el propio y nunca escupas al cielo o mees contra el viento.

Tampoco estaría de más, que no se insultara a nadie por hacer algo que no es delito, ni siquiera falta.
Saludos, don Julio, que haya suerte.