Pero la música gratis… ¿no era ilegal?

Prince imageEsta visto que determinado sector va a tener que buscarse otro slogan, porque el manido “la música se muere”, ya no convence a nadie, si es que lo había conseguido alguna vez.
No tengo constancia de que artistazos como U2, Bruce Springsteeen o The Rolling Stones, por poner sólo unos ejemplos, hayan emitido nunca crítica alguna sobre el libre intercambio de música en la web mediante redes P2P.
¿Y por qué no lo hacen? ¿Por qué los grandes iconos de la música se muestran tan pasivos ante un gigantesco sistema de intercambio de archivos que distribuye la música de manera impúnemente gratuita para cualquier hijo de vecino?

Porque ellos sí venden, a pesar del trasiego de intercambio gratuito de archivos en la red. Porque ellos sí llenan estadios. De hecho porque ahora los llenan mucho más, ya que es mucha más gente la que tiene acceso a su música.

Hablamos de gente como Prince, que por muy excéntrico que lo puedan considerar algunos, resultó ser un genio adelantado a su tiempo. Comenzó con regalar sus discos a todo aquél que acudiera a su gira de conciertos de Londres y ahora ha ido mucho más allá: Su CD “Planet earth”, se distribuirá gratuitamente junto con el ‘Mail On Sunday’. Usted va, se compra el periódico el domingo por la mañana, y con los ojos aún pegados descubre que el kioskero le ha puesto en la mano el último disco de Prince junto con el diario.

Interesante iniciativa que deja con el trasero expuesto al viento a todo aquél que asegura que las descargas “ilegales” en la web estan acabando con la música o el cine.

No, amigos, con lo que se esta acabando es con determinada línea de negocio que ya no convence a nadie y que hasta hace muy poco reportaba estrafalarios beneficios a sólo unos pocos. Mr. Prince hace ya como diez años que se dio cuenta de por dónde irían los tiros. Los que le tachan de pirado, pueden seguir haciéndolo.  Mientras, la industria discográfica sigue su caída en picado (¿recuerdan aquello de “renovarse o morir”? Pues las discográficas aún no se han enterado).  Y mientras, el genio de Minneapolis continúa haciendose multimillonario… regalando sus discos.

Y es que a quién tiene talento de verdad, no le hacen falta recaudadores de canon para poder comer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s