El metro de Londres se queda sin habla

“Hola, gracias por pasar por aquí. Lamentablemente, mi sitio actual está abrumado por el gran número de personas que desean descargar los MP3 de mis parodias sobre el Metro. Por favor, vuelve en unos días.
Gracias, Emma”.

Esta es la escueta nota que aparece en la web de Emma Clarke, una de las voces más conocidas de Londres, por ser hasta hace bien poco la voz del metro de Londres. Cualquiera que haya visitado la capital londinense en los últimos ocho años habrá oído la conocida letanía de advertencias como el famoso ‘Mind the gap‘ (alertando a los pasajeros a que vigilen su paso entre el andén y el vagón) o el ‘Stand clear of the closing doors’ (que invita a los usuarios a dejar libres las puertas).

Emma inició hace poco una serie de parodias grabadas por ella misma y colgadas en su sitio web, que incluían algunas críticas hacia el conocido ‘Tube’ londinense. Una broma que ha precipitado su despido, tras ocho años de servicio. En sus falsos mensajes en mp3, Clarke arremete con típico humor británico contra los turistas estadounidenses o los vecinos de los suburbios, exactamente en el mismo tono con el que locutaba los mensajes grabados para London Underground.
Entre sus grabaciones satíricas encontramos perlas como “Recordamos a nuestros amigos los turistas norteamericanos que seguramente están hablando demasiado alto“. En el mismo tono neutro tan familiar de sus mensajes del metro, se puede escuchar también: “¿Podría el pasajero de la camiseta roja que simula leer el periódico, pero que en realidad está mirando el pecho a aquella mujer, dejar de hacerlo, por favor? No engaña usted a nadie, sucio pervertido“.

Con la creación de estas sátiras mordaces, Emma tuvo una idea genial y simple, quizá como todas las ideas geniales, pero que a London Underground (TFL) no le ha hecho la menor gracia. Los argumentos dados por Transport for London a la acción de poner a Emma de patitas en la calle son las críticas hacia la propia red, más que por los anuncios en broma.

Emma ha perdido su trabajo, pero… La página de la protagonista de esta historia quedó colapsada tras el eco mediático de su despido ante la avalancha de internáutas que querían escuchar sus parodias (¿Cuánto valdrá poner un anuncio ahora en su página?). Ha sido entrevistada por el diario Evening Standard, la búsqueda de su nombre en Google provoca más de dos millones de entradas y su atrevida travesura circula por todo el planeta a través de la Red.
¿Realmente Emma se ha quedado sin trabajo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s