¿A la vanguardia de qué?

Aún estoy conmocionado al leer en la página de sucesos de la Vanguardia la noticia de que un violador vive a 368 metros de su víctima… Cuando debería vivir a 500 metros.

Resulta normal que la victima en sí se encuentre tan asustada por este hecho. Claro, si su violador viviera 132 metros más allá, la pobre mujer viviría mucho más tranquila, dónde va a parar.

La pobreza informativa de los medios “tradicionales” casi consigue causarnos hilaridad, aunque hablen de temas tan graves como el de la violación de una mujer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s